(English below)

Seguro que has oído hablar de la meditación y de todos sus beneficios. De cómo influye de manera positiva en nuestro estado de ánimo, potenciando la producción de serotonina y reduciendo así la ansiedad, el insomnio, los dolores de cabeza… Además,  una práctica constante de meditación fortalece el sistema inmunitario, relaja los músculos y nos permite relacionarnos con el mundo que nos rodea desde la conexión.

Pero ¿qué es la meditación? ¿Cómo se medita?

Con este post espero poder responder a tus dudas aclarando algunas de las ideas falsas que rodean a la meditación.

  1. La meditación NO es dejar la mente en blanco
    Mira a tu alrededor e intenta no ver nada. Difícil ¿verdad? Pues lo mismo con la mente. La mente está diseñada para pensar.
    Meditar es dejar que los pensamientos aparezcan sin seguirlos, permitiendo que se vayan fundiendo con el fondo para que no nos atrapen. Así, lo que nos queda es la respiración y no podemos respirar en el pasado. No podemos respirar en el futuro. Solo podemos respirar en el momento.
  2. La meditación NO es una religión
    Los budistas meditan, pero también cantan y no por ello el canto es una religión.
    La meditación no es una religión, es una ciencia. Es la ciencia de la mente.
  3. La meditación NO busca un resultado específico
    Esto no es fácil de entender en una sociedad en la que el fruto de la acción es nuestro único objetivo.
    La meditación despierta sensaciones que nos permiten disfrutar del poco tiempo que tenemos en esta vida.
  4. La meditación NO es una manera de aislamiento
    La meditación es la unión entre el cuerpo y la mente. Es la unión entre tu persona y el mundo que te rodea. Es un viaje hacia la auto-liberación que te prepara para aliviar el sufrimiento de tu alrededor.
  5. La meditación NO es correcta o errónea
    Buenas noticias: no hay una manera de meditar bien o de meditar mal. No existe la manera de ser el mejor meditador del mundo. Busca lo que te sirva a ti y nútrelo.

Meditar es llevar nuestra atención a algo específico y mantenerla ahí.
Sin resistencia, aceptando, creciendo.
Sintiendo, dejando ir, volviendo.


You surely have heard about meditation and all of its benefits. Of how it positively affects our mood by enhancing the production of serotonin. This reduces anxiety, insomnia, headaches, etc. A constant meditation practice has been found to boost the immune system, lead to muscle relaxation and allow to better connect with the world around us.

But, what is meditation? How does one meditate?

In this post I’ll try to clarify your doubts by addressing some of the most common misconceptions that surround meditation.

  1. Meditation IS NOT leaving your mind blank
    Look around you and try not to see anything. Hard, right? The same thing happens with meditation. How are you going to stop thinking when your mind was designed for thought?
    To meditate is to allow thoughts to appear and slowly fade into the background. Allowing the free flow of thoughts without getting dragged into them. What is left is the breath. We can’t breathe in the past. We can’t breathe in the future. We can only breathe in the moment.
  2. Meditation IS NOT a religion
    True, buddhists meditate, but they sing too and that doesn’t make chants a religion.
    Meditation is not a religion but a science. The science of the mind.
  3. Meditation DOES NOT seek a result
    This isn’t easy to understand in a society where the result is the main objective of our actions.
    Meditation awakens sensations that allow us to enjoy the little time that we have in life.
  4. Meditation IS NOT isolation
    Meditation reunites the body and the mind. It is the union between yourself and the world around you. It will help you liberate yourself so that you can help alleviate the suffering of those around you.
  5. Meditation IS NOT right or wrong
    Good news: there isn’t a right or wrong way to meditate. There isn’t a way of becoming the best meditator in the world. See what works for you and nurture it.

Meditation is setting the mind on something specific and keeping it there.
Without any resistance, accepting, growing.
Noticing, letting go, coming back.

Advertisements